26 de septiembre de 2022
Buen Ciudadano
MEDIO AMBIENTE

En conmemoración por el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico

Cada 3 de julio se celebra esta jornada a nivel global. Sin duda, una oportunidad para despertar o profundizar la conciencia, a partir de una iniciativa que se prolongará a lo largo de todo el mes, sobre el daño que provocan al medioambiente los residuos plásticos.
¿Por qué?
Porque demoran más tiempo en degradarse, pero además, por su levedad, flotan en los cursos de agua, y luego se transforman en “microplásticos”, que la fauna confunde habitualmente con distintas alternativas de alimentación que provee el entorno natural marino, pero también obstruyen sumideros y pluviales.
Ante la gravedad de la situación, y como un aporte significativo orientado hacia la construcción de una Ciudad cada día más sustentable, el GCABA prohibió la entrega de bolsas de un solo uso y de sorbetes plásticos, en todo el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Cabe señalar que, desde el 1 de enero de 2017, la Ciudad determinó que los supermercados e hipermercados dejaran de entregar bolsas plásticas livianas, del tipo camiseta,-es decir con dos manijas-, en sus respectivas líneas de cajas.
Con la implementación de la medida, desde el año 2017 y hasta junio del 2022, se logró evitar la entrega de 2.750 millones de bolsas de plástico.
Como contrapartida, el Gobierno de la Ciudad, organizó diferentes campañas dedicadas a la entrega gratuita de bolsas larga vida, “eco bolsas”, reutilizables, con suficiente capacidad y resistencia.

En tanto, el 22 de noviembre de 2019, las autoridades porteñas prohibieron la entrega, uso y expendio de sorbetes plásticos de un solo uso.
De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, por año se vierten al océano alrededor de once millones de toneladas de plásticos de un solo uso.
El Dato
Los peces obtenidos de las zonas costeras del Río de la Plata que luego comemos, como el surubí, el sábalo, el patí, el pejerrey y la carpa, albergan en su tubo digestivo diminutas partículas de material sintético, generando de esta manera muchas veces que estos materiales ingresen a la cadena alimentaria.
Atención con esta información: una persona promedio podría estar ingiriendo por semana, cinco gramos de estos plásticos de tamaño mínimo. Se estima, que se trata del equivalente al peso de una tarjeta de crédito.
Se pueden ingerir microplásticos, que el ojo humano no puede visualizar, a través de la ingesta de peces, crustáceos y por el agua potable, fundamentalmente, la embotellada.
De aquí la importancia de reflexionar, una vez más, sobre el tema, y sumarse a la propuesta global “Julio sin Plástico”, avanzando en la continuidad:

“1 minuto en tu mano, más de 100 años en el ambiente”

Por Buen Ciudadano

Artículos Relacionados

Estaciones Puntos Verdes: Un espacio para el encuentro y los hábitos sustentables

Buen Ciudadano

El Cambio Climático no es una sensación…

Buen Ciudadano

RECICLADO DE PILAS EN DESUSO EN LOS PUNTOS VERDES

Buen Ciudadano