26 de septiembre de 2022
Buen Ciudadano
MEDIO AMBIENTE

RECICLADO DE PILAS EN DESUSO EN LOS PUNTOS VERDES

La recolección de las pilas en desuso en la Ciudad consiste en que el Gobierno porteño recibe los dispositivos altamente contaminantes y de difícil degradación para el proceso de reciclado y destrucción de las partes no reutilizables.

La Ley N°5991 para la Gestión Integral de Pilas en Desuso,  se pone en práctica desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a través de los sitios ubicados  en CABA, en los Puntos Verdes y puntos verdes Móviles. Esta norma se sancionó en julio de 2018. En ella se establece  que las pilas y baterías sean consideradas como Residuos Sólidos Urbanos Sujetos a Manejo Especial, por lo que se deben ajustar a un Plan de Gestión Ambiental diferenciado del resto de los Residuos Sólidos Urbanos.

A su vez, la misma aplica la Responsabilidad Extendida al Productor o importador, quien debe financiar los costos de reciclaje o eliminación de los productos que ya hayan llegado al final de su vida útil.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el consumo anual de pilas asciende a 12 per cápita, lo que equivale a 19 millones de unidades, aproximadamente, o poco más de 500 toneladas. De ellas, el 67% son primarias, no recargables; el 31%, secundarias, recargables; y el 2% restante, de tipo botón.

Las pilas y baterías son dispositivos que contienen metales pesados y son altamente contaminantes y de difícil degradación. La exposición prolongada a estos compuestos acarrea graves consecuencias a la salud y al medio ambiente. Al descartarse junto con otros residuos, éstas sufren una corrosión por acción de los mismos compuestos internos. En consecuencia, se derraman los electrolitos internos y se arrastran los metales pesados hacia los suelos, aguas superficiales y subterráneas. Una pila de mercurio puede contaminar hasta 600 mil litros de agua y una batería, hasta 160 mil litros.

El tratamiento de las pilas una vez que son recibidas en los Puntos Verdes o Puntos Verdes Móviles, son recolectadas y entregadas en un centro de acopio transitorio, donde se las pesa y se las clasifica manualmente según su tipo (alcalinas, de carbón zinc, de níquel-metal hidruro o pilas botón).

Permanecen  en el lugar hasta que son enviadas a una planta de tratamiento habilitada ubicada en la provincia de Santa Fe, donde se recuperan aleaciones metálicas como el níquel mediante procesos físico-químicos obteniendo como resultado una aleación de hierro-níquel que se puede comercializar. 

Se finaliza con un proceso de termo destrucción con vitrificación de cenizas para hacer inerte el material sobrante. 

Entre todos los habitantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, debemos ser responsables y cuidadosos  del medio ambiente y el planeta entero, ya que nos perjudica enormemente, tanto a la salud como al ambiente. Por esto, debemos efectuar el reciclado de las pilas en desuso, en los Puntos Verdes y Puntos Verdes Móviles.

Por Buen Ciudadano

Artículos Relacionados

La Ciudad celebra la Semana de la Movilidad Sustentable

Buen Ciudadano

Dos chimpancés del Ecoparque serán enviados a Londres

Buen Ciudadano

Nuevo Portal Web Porteño

Buen Ciudadano