26 de septiembre de 2022
Buen Ciudadano
COMUNAS

Celebración de la Semana de las comunas, sin cumplir la Ley Orgánica de Comunas

Como todos los años, desde 2016, las comunas porteñas celebraron su día y su semana desde el 1° de septiembre.

A partir de la sanción de la Ley N° 5.601 en 2016, donde se estableció la celebración del día de las comunas, todos los años los distintos barrios de la Ciudad difunden sus actividades e interacciones comunales con los vecinos. Estas incluyen eventos sociales, culturales, deportivos .

Pero a pesar de los festejos, pasaron ya 17 años de la sanción de la Ley que regula el funcionamiento de las comunas, con el fin de descentralizar las burocracias estatales y fomentar la participación ciudadana. Esa Ley, aquella ambición de Democracia participativa, sigue siendo una deuda pendiente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ya que, desde su creación, no se implementa en su totalidad y sostiene a las comunas como centros administrativos más que como herramientas de democracia directa y franca participación vecinal.

Las comunas son fruto de un proceso político extenso, que buscaba la descentralización, desburocratización y participación ciudadana en las decisiones que afectan directamente a la población de la Ciudad. A partir del año 1994 comenzó el debate al interior de la Asamblea Constituyente de CABA, establecida la Constitución de la Ciudad, dio a luz la Ley N°1777 (1996).

Esta Ley, establece el otorgamiento de las herramientas políticas y las condiciones administrativas a las comunas, para que las mismas comiencen a decidir sobre cuestiones que hacen al presupuesto participativo y el funcionamiento de los concejos consultivos conformados en cada una de las 15 comunas, es decir, otorga a las comunas herramientas de democracia participativa.

Fue en el año 2005 que se sancionó la Ley Orgánica de Comunas, y se pudo implementar gracias a la intervención de la justicia. No obstante, recién en el año 2011 se conformaron las 15 unidades de gestión político administrativas que contienen un cuerpo colegiado de 7 comuneros y comuneras que representan diferentes espacios políticos y son electos por el voto popular, desde las elecciones de 2010.

Hasta la fecha, el gobierno porteño no garantizó el entero cumplimiento de la Ley de Comunas y mostró la voluntad política de quitarles a las comunas esa autonomía y jurisdicción que habían conseguido con la aplicación de la Ley Orgánica, creando las UAC´s (Unidad de Atención Comunal), generando con esto una instancia administrativa paralela a las 15 juntas comunales.

Otro de los impedimentos que desmovilizan la participación ciudadana, fue devaluar paulatinamente la importancia de los concejos consultivos comunales, instancias deliberativas que evalúan el desempeño de las juntas comunales, como también lo concerniente al destino y finalidad del presupuesto de cada comuna, que se aprueba anualmente en la legislatura porteña.

Además, a partir del año 2017 la Jefatura de Gabinete de la Ciudad, lanzó el programa “BAElige” que busca reemplazar el Presupuesto Participativo, que era discutido por representantes de la ciudadanía electos de manera democrática, quitando toda legitimidad y función a comuneros y comuneras.

Este programa (BAElige), tiene como objetivo invitar a vecinos y vecinas de las 15 comunas a participar de una votación de “propuestas para sus barrios” vía internet, disponiendo un presupuesto menor y destinado a obras de diversa índole, no resueltas en cada Comuna, sino que decididas desde el Gobierno de la Ciudad.

En este sentido, el debate sigue abierto, y, los y las vecinas de la Ciudad esperando que las autoridades porteñas respeten la Ley Orgánica de Comunas, que tanto costó conseguir.

Redacción Línea Oeste

Artículos Relacionados

Mercat Villa Crespo viene llegando

Buen Ciudadano

Avanza la construcción de Espacio Gigena

Buen Ciudadano

Polo Comercial bajo el Viaducto del Ferrocarril Mitre

Buen Ciudadano